José Fonseca, el joven de 18 años que sufrió una descarga eléctrica cuando viajaba junto a su amigo Ciro Ferreyra el martes en el techo de una formación del ferrocarril Roca, murió esta madrugada en el Hospital Fiorito de la localidad bonaerense de Avellaneda, a causa de un 'paro cardiorrespiratorio', según informó el parte médico emitido por el Ministerio de Salud bonaerense. 


'El paciente falleció hoy a las 5.20 de la madrugada en la terapia intensiva del hospital Fiorito. El deceso se produjo por un paro cardiorrespiratorio motivado por las severas quemaduras que comprometían el 80 por ciento del cuerpo producidas por la descarga eléctrica, lo que generó la falla orgánica', indicó el parte.

A las 7:44 del martes, José y Ciro, dos jóvenes malabaristas platenses de 18 y 20 años que viajaban en el techo de una formación del ferrocarril Roca procedente de Mar del Plata sufrieron heridas al recibir una descarga eléctrica de 25.000 voltios a la altura de la estación de Remedios de Escalada. El tren se detuvo recién cerca de la estación Gerli.

Milagrosamente, Ciro Ferreyra, el otro joven de 20 años, sólo sufrió heridas leves y fue derivado a la comisaría segunda de Avellaneda para prestar declaración sobre lo ocurrido. La UFI 1 descentralizada de Avellaneda, a cargo de la fiscal María Olmos Coronel, tiene a cargo la investigación y ya labró actuaciones por 'lesiones por accidente'.

Julia, la madre de Ciro, había dicho 'Yo no lo culpo a mi hijo, es parte de una sociedad marginada. Duele mucho ver que un chico puede morirse por tener que subirse al techo de un tren para viajar gratis. Ellos fueron a trabajar, a intentar ganar algo de plata en forma decente. Es muy triste estar viviendo todo esto'.

Los dos chicos habían intentado regresar a La Plata haciendo 'dedo', pero nadie los había levantado. A la altura de Vivoratá, a 50 kilómetros de Mar del Plata, divisaron el tren que iba para Buenos Aires y se subieron al techo. Estaban a 15 minutos del final del viaje cuando ocurrió la tragedia. 

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original