07/02/2019 -

SAO PAULO.
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado este miércoles, por segunda vez, a 12 años y 11 meses de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, en una de las ochos causas penales que tiene abiertas con la Justicia.

El exmandatario ya está en prisión desde abril de 2018 para cumplir la sentencia de 12 años y un mes que recibió por parte de un tribunal de segunda instancia, en otro proceso relacionado también con las corruptelas destapadas en el seno de la petrolera estatal Petrobras.

En total, el máximo líder del PT, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, acumula un total de ocho causas en la Justicia brasileña, todas ellas vinculadas con diferentes asuntos de corrupción.

Fue condenado por el caso de Tríplex: corrupción pasiva y lavado de dinero.
Condenado el 12 de julio de 2017 a 9 años y 6 meses por el entonces juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia y Seguridad.

La nueva condena corresponde a las casa en Atibaia, por corrupción pasiva y lavado de dinero.
Condenado este miércoles a 12 años y 11 meses por la jueza de primera instancia Gabriela Hardt, sustituta de Moro.

En este caso, Lula es acusado de haberse beneficiado de las reformas millonarias que tres constructoras, entre ellas OAS y Odebrecht, realizaron en una casa de campo cuya propiedad se le atribuye en Atibaia, en el interior del estado de Sao Paulo, pues está a nombre de un amigo suyo.

Fuente: El Liberal >> lea el artículo original