Estados Unidos volvió a rechazar hoy la idea de suavizar las sanciones a Corea del Norte y defendió su postura de retrasar en la ONU la aprobación de solicitudes para entregar ayuda al país hechas por varias organizaciones.

En declaraciones a los periodistas, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, insistió en que la situación no ha cambiado lo suficiente como para reducir las sanciones internacionales, tal y como defienden Rusia y China.

Fuente: EFE >> lea el artículo original